Medicina Estética

Toxina botulínica

Botox

La toxina botulínica. Conocida popularmente por el nombre comercial del primer producto que se comercializó, BOTOX®, es un medicamento muy seguro, empleado desde hace más de 20 años en muchas especialidades médicas, como neurología, oftalmología, y otras.

Su popularización y uso más extendido se debe a la medicina estética, debido a su efecto preventivo, corrector y rehabilitador sobre distintas alteraciones de la piel (seborrea, envejecimiento, etc.) y en especial a su indicación para tratar las:

Arrugas de expresión. Es el medicamento idóneo para hacer desaparecer las arrugas de expresión porque actúa relajando los músculos de la cara que las producen. Indicado especialmente para las arrugas de "patas de gallo", frente y entrecejo.